Nuestras redes sociales

Astrónomos CATA participan en hallazgo de nuevo tipo de estrella

Inicio

  • Un nuevo tipo de estrella gigante que se desvanece y estrellas recién nacidas que aumentan hasta 300 veces su brillo son parte del descubrimiento publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. El estudio es parte del programa de mapeo de la Vía Láctea VVV.

Misteriosos objetos yacen en el centro de nuestra Vía Láctea y que han sido revelados gracias a 10 años de observación del cielo nocturno. Uno de esos objetos son las apodadas «old smokers» o «humeantes antiguas», un nuevo tipo de estrella gigante roja que puede desvanecerse hasta ser casi invisible, y protoestrellas que aumentan su brillo de manera significativa, hasta 300 veces.

El estudio es parte del mapeo de estrellas de nuestra galaxia llamado «Variables VISTA en la Vía Láctea» o VVV, y que analizó las 222 estrellas que mostraban los mayores cambios en brillo, seleccionadas de entre cientos de millones de estrellas. Para ello utilizaron el telescopio infrarrojo VISTA, ubicado en el Observatorio Cerro Paranal en Chile, y que puede ver a través de las capas de polvo que ocultan las estrellas en el centro de nuestra galaxia. Además, el Very Large Telescope (VLT), también ubicado en nuestro país fue esencial en este análisis. El VLT fue utilizado especialmente para obtener espectros de estas estrellas, los cuales son representaciones de la cantidad de luz que emiten en diferentes longitudes de onda, proporcionando información clave sobre su composición y comportamiento.

El equipo, liderado por el profesor Philip Lucas de la Universidad de Hertfordshire en el Reino Unido, incluyó a destacados astrónomos, como Dante Minniti de la Universidad Andrés Bello en Chile y fundador del proyecto VVV, Márcio Catelan de la Pontificia Universidad Católica de Chile y Amelia Bayo, astrónoma de European Southern Observatory (ESO), todos ellos investigadores del Centro de Astronomía y Tecnologías Afines (CATA).

El descubrimiento

Uno de los descubrimientos clave fue el de 32 protoestrellas que experimenta grandes erupciones, con aumentos de brillo que varían entre 40 y 300 veces. El Dr. Zhen Guo, investigador del Instituto de Física y Astronomía de la Universidad de Valparaíso y líder del seguimiento espectroscópico, explicó que el principal objetivo era encontrar protoestrellas poco comunes mientras pasan por estos grandes estallidos, que pueden durar desde meses hasta décadas.

Pero el descubrimiento más sorprendente fue el de estrellas rojas que cambiaban su brillo de una manera inesperada a lo largo de los 10 años de observación. Gracias al análisis de sus espectros el equipo concluyó que se trataba de un nuevo tipo de estrella gigante roja. El Dr. Dante Minniti describió estas estrellas como «estrellas ancianas que permanecen tranquilas durante años o décadas y luego expulsan nubes de humo de manera totalmente inesperada. Se ven muy tenues y rojas durante varios años, hasta el punto de que a veces no podemos verlas en absoluto.»

¿Por qué no habíamos visto este tipo de estrellas hasta ahora? Una pista para responder a esta pregunta yace en que estas estrellas están ubicadas en el disco nuclear de la Vía Láctea, una región donde las estrellas suelen tener una mayor abundancia de elementos pesados. Aunque esto sugiere que debería ser más fácil para el polvo formarse y enfriarse en las capas exteriores de estas estrellas gigantes rojas, el mecanismo exacto por el cual expulsan estas nubes de polvo sigue siendo un misterio. Este descubrimiento abre nuevas líneas de investigación en la astronomía sobre cómo estos procesos afectan la distribución de elementos en el universo.

Fuente: CATA

Comparte esta información
Ir al contenido Ayuda ANID